El ladrón

 

Os cuento lo que me pasó ayer por la noche, o más bien esta mañana no creo que os acojinéis tanto como yo.

Actualmente estoy de residente en una residencia que está en pleno campo, naturaleza, pertenece a unos curas, el edificio es una casa con 30 habitaciones, iglesia, varias cocinas, y una zona donde trabajan los counseller, ya os comente que eran como psicólogos. Pero bueno el reverendo que lo gestiona, ha hecho una excepción conmigo, sinceramente no se porque. El caso es que aquí estoy. La semana pasada hablando con la mujer que limpia la casa me comenta:

-El reverendo se va unos días, cierra la puerta de aquí abajo para que no entre nadie. Hace unos días robaron al reverendo en su habitación y en su oficina, hace unos tres años alguien robó la llave maestra y desde entonces vienen todas las navidades a robar, y esporádicamente entre el año. Nunca han entrado a la zona de las habitaciones, pero aun así ciérrate y deja la llave puesta en tu puerta.

Bueno y así se quedo la cosa. El caso, es que decidí quedarme aquí y no volver a España para navidades, me invitaron para estar las navidades varias familias y al final me decanté por una familia que conozco más y viven muy cerca de aquí.  Pero todas las noches estoy yo aquí, sola en el edificio, y solo con la llave de mi habitación, las demás entradas son públicas y de acceso a cualquiera.

El caso es que esta noche de madrugada sobre las 4:30am me sobresalte al escuchar unas pisadas que se habían parado en mi puerta, y veo que una luz de linterna se movía una y otra vez iluminando mi puerta, me acojone y decidí quedarme parada y no moverme, efectivamente era el ladrón. Por las pisadas y por el ruido al andar pude darme cuenta que era un hombre corpulento (el suelo es de madera vieja y solo suena así con una persona corpulenta) al caminar sabia que llevaba un traje completamente impermeable, porque  las piernas rozaban entre si y podía escuchar el ruido del plástico impermeable. El caso es que lo escuché alejarse pero como con duda, como que retrocedía, pero al final se alejó. Y estuve atenta a toda la información que podía recopilar sin moverme y solo escuchando, ya que me pareció peligroso salir de la habitación. Una de las cosas que me di cuenta, que debe de dejar su coche en cualquier parte, pero no aparcado en la zona de la residencia, porque si llevaba ropa impermeable (aquí siempre está lloviendo), era porque se volvía andando, por supuesto para no llamar la atención. Y otra cosa que me di cuenta, es que conoce mucho, muchísimo al reverendo, porque el reverendo se fue sobre las dos pm , y alguien vino sobre las 4:00pm entro a las zonas comunes y cuando vio que había alguien allí (osea yo) se dio la vuelta y desapareció. Vino a chequear la casa para despues volver a la noche. Por supuesto conoce al reverendo, sabe sus horarios, cuando se va, cuando vuelve, y que hay alguien viviendo aquí (por mi), porque vino a robar a mi habitación pensando que yo me había ido por navidad, pero reculo al sentir que yo estaba en la habitación. Total que hoy 24/12/2016 he hecho como el rollo solo en casa. He pillado todas las llaves de todas las habitaciones (que se donde están) he cerrado unas cuantas puertas y he dejado deportivas de hombre fuera de la habitación con calcetines incluidos, y en cada puerta he puesto un cartelito con un nombre diferente de hombre, he bajado y he dejado las luces del pasillo dadas, las del hall, y en una habitación que es la que da a la zona donde suele entrar el ladrón una especie de linterna alumbrando la habitación y he recreado la cama como si hubiese alguien durmiendo, y esta habitación también la he cerrado, en otra he dejado la radio puesta, con todas sus etiquetas con nombres ficticios de quienes están en la habitación, y por supuesto he aparcado mi coche en la zona donde suele entrar el ladrón, que ayer no había coche ni luces, ni na de na.

Hoy se lo comenté a la señora  de la limpieza, y le expliqué lo sucedido, me comentó que si pasaba algo le hiciese una llamada perdida, le pedí que mirase la zona donde están los counceller, porque es donde está la oficina, el despacho y la habitación de el reverendo, que es donde suele entrar, pero ella no tiene la llave para acceder a esa parte, así que no pudo ver nada.

Para hoy y los demás días, tengo el teléfono de la policía, debería de mover mas hilos en los días venideros a ver si alguien que este mas cerca pueda venir en caso de.  Pero bueno, no sé si esto volverá a suceder, espero y le ruego a Dios que no, porque sinceramente es una sensación muy heavy, pero por si las moscas, tengo una tabla en la habitación y vinagre,(sé que suena macarra, pero poneros en mi situación) vinagre funciona como un spray antiviolador, pero en light, y el tablón pues imaginaros para qué, pero vamos volvería a hacer lo mismo que la ultima vez , no me movería  para nada, solo en caso de que quiera forzar la puerta de mi habitación.

Os puedo asegurar que la historia es verdad, y no me invento ni una coma, ni exagero, el caso es que esta situación de incertidumbre estará así, hasta que venga el padre que viene en 10 días. Hoy le mandé un mensaje de texto deseándole felices fiestas con su hermano y familia, y el pobre me ha respondido, que descansase, y que le podía llamar en cualquier momento (por si quiero hablar con alguien, y por los ratos de la soledad que tengo en esta casa)pero no se me ha ocurrido fastidiarle la fiesta diciéndole lo que ha pasado.

Así que bueno, aquí estoy, una historia más para contar en mi Blog, que en estos 6 meses en un pueblo tan pequeño, lo que me está dando de si esta experiencia vamos

Anuncios

Finalizo una etapa de mi experiencia en Irlanda

 

Pues sí, encontré un trabajo en el que me encontraba a gusto, la verdad, y sí sí, había tara en este también , pese a que había bastante más buen rollo que en los otros. Os cuento la tara anda.

Pues empecé en este trabajo muy contenta, mejorando mi inglés día a día, buen rollo con el jefe, compañer@s, vamos en general bien, no me podía quejar. El sueldo era pequeño entre 190- 290 euros a la semana, y he trabajado allí de 20-40 horas a la semana.

El caso es que un día me toca entrar un Sábado de 8 a cierre y yo me dije a pues vale.

Total que se hace la 1:00 hora legal de un Sábado para cerrar el local, se cierra por fuera, pero la peña se queda metida dentro y sigue bebiendo, vamos que ese día me quedé hasta las 5 de la mañana, y así varios Sábados, uno hasta las 7 am, vamos 12 horas seguidas o 14 horas hasta las tantas, pero es que el Domigo iba a trabajar también, y luego el Lunes, pero el Lunes de 10-9, por supuesto con el sueño súper cambiado. Vamos día a día que pasaba, empecé a encontrarme muy cansada, mucho, y luego pues empecé a estresarme porque el trabajo de hostelería, ya sabéis el ritmo que hay que tener, con la carga añadida, que llevaba pocos meses en este país, hablar y lograr entender a la gente de la zona.

Pues eso, el cansancio, se hacía cada vez más evidente, los signos de estrés, como en espalda, oídos, sienes…no se hicieron esperar. Así que hablé con este hombre para decirle que me diese 20 horas no 40, que no estaba estudiando, también le comenté que las noches, me afectaban mucho al sueño que si cerraba un dia a las 7 de la mañana, que los días siguientes no me era fácil hacer turno de comidas.

Por supuesto muy majo el me da una semana de solo 20 horas, lo cual agradezco enormemente, solo que el Sábado, volvía a tener la misma hora, 8 a cierre…

El caso es que como cada semana cambiaba el planning, yo no podía hacer planes con antelación, siempre sabia como sería mi planning el Domingo noche o el Lunes por la mañana , por supuesto también había días que me llamaba dos horas antes (en mi día libre) de un evento, para que fuese a trabajar, o pedirme que fuese a trabajar un finde, cuando me lo había dado libre, pero bueno hasta dentro de esto, es normal, porque es hostelería y así es como va. Las horas nunca me las pagaba todas, lo acepte porque estaba como en training, cosa que más tarde dejó de pasar.

El caso es que era el perfil perfecto, no tengo familia, apenas amigos (recuerdo pueblo de  1.000 habitantes, y yo vivo en una casa de campo a 10 km de éste pueblo)pues era el comodín perfecto. Por no contaros que el principio, me pedía en las horas muertas del trabajo que fuese a planchar a su casa, (me pagaba las horas pero no el desplazamiento, que estaba lejitos) yo lo hacía encantada, sin decir nada ( porque gracias a Dios me estoy tomando esto como una aventura). También quisiera contar que limpiaba una especie de apartamentos que regentaba este señor en los otros ratos muertos

Muchos Sábados me encargaba yo de llevar a los clientes a sus casas. Por cierto, después me enteré por mis compañeros, que solo pagan hasta las tres de la mañana , el medio de pago después, era que te tomases una copa para rentabilizar esas horas demás (cosas que yo nunca hacia, porque no bebo) el último Sábado que estuve trabajando allí estábamos 5 camareros a las 5 de la mañana destrozados, sentados en la barra con los clientes, total que me acerco a él y le comento que si no me necesita, me voy a casa, total que me dice que estaba borracho, que si le podía llevar a casa, y así fue, llevé primero a los clientes, y después  le lleve a el y a un compañero que vivía al lado. Pero mira, ese día me dieron entre uno y otro 45 euros en propinas por llevarles a sus casa, cosa que las anteriores veces, no se había dado.

Mi cuerpo seguía día a día con el cansancio, estrés, hasta que pumb!, mi cuerpo ya no pudo más y tuve que pedir unos días, para descansar , pero ya era demasiado tarde, los primeros días estaba con descomposición, después cansancio, dolor muy fuerte en un oído, luego se pasó al otro, músculos  de mandíbula y articulaciones inflamados, sienes igual, cervicales, vamos que lo dejé, me siguió llamando para que volviese, e incluso sms de texto, pero ya ni le respondo, lo hablé cara a cara, en su momento, con el con su mujer y por teléfono, entiendo que el monosílabo  NO, es universal y se entiende en  unos cuentos  cientos de lenguas. Si es una putadilla dejarlos tirados en navidades, pero quien manda es mi cuerpo.

Y nada donde vivo, el reverendo que lo gestiona y me conoce, y todo hay que decirlo, el es una de las razones por las que yo esté aquí, me cuida y me trata como una hija, y que gracias a él no me siento sola, creo que se piensa que soy una quejica y voy por ahí dejando los trabajos, sinceramente, no se que piensa, pero esta semana lo he visto distante, como si no fuese del todo cierto lo que le cuento.

Así que bueno, sinceramente ahora no se que hacer, tengo cita con el médico,  porque a parte de todo estos dolores se me ha agregado tinnitus, un zumbido en los oídos que no había tenido en la vida, debe de ser por lo que me comentó una maxilofacial española que debe de ser consecuencia del bruxismo de los dientes, así que nada ahora descansare estas semana de navidad, las pasaré con una familia tremenda de grande de la zona y en Enero decidiré que hago, si me encuentro mejor y los síntomas se van me quedaré y buscaré nuevamente trabajo por la zona, que ya mi nivel de inglés es lo suficientemente bueno como para  tener un trabajo de mayor interés, sino encuentro en esta zona (ya que es muy limitada) cogeré maletas y me ire a una ciudad mediana, Cork por ejemplo o pueblos grandes universitarios como Carlow.

Si me sigo encontrando regularcete, me tendré que  volver a España, cosa que no es mi meta, mi meta mas bien seria irme en Junio y allí ya poder mirar en exportación con contactos y personas que conozco o ponerme por mi cuenta, de ahí mi aguante, porque sé que en unos meses más mi nivel de inglés ya será lo suficientemente bueno como para trabajar en un departamento de ventas con mi perfil.

Así que nada, ya os iré contando, que vamos que esto tiene miga, y con lo que me sobra, igual hasta escribo una autobiografía, ya veréis ya

(Por cierto a veces hay alguna falta ortográfica, pero se debe a que mi teclado es inglés, lo corrijo con Word, pero no es un 100% correcto para el próximo año, ya  tendré el español)

Mi primer trabajo de verdad en Irlanda

Después de topar con esta marrana,( porque no se me ocurre un nombre más suave) precisamente ella habló con una tía para un trabajo, por supuesto en su línea, vamos que me podían explotar un ratito,  les contó que yo no sabía hablar inglés (cosa que no era verdad porque para trabajar de camarera nivel ya tenía, solo que ella nunca tuvo una conversación conmigo, mas allá de sus órdenes)

Tengo una entrevista, hablo con la encargada, y me cuenta que tenían un fabuloso trabajo limpiando un restaurante de 12:00 de la mañana a 4:00 de la mañana y me dice -Serán 24 horas a la semana y cobrarás unos 8 euros la hora, los Domingos ayudarás en el restaurante de camarera, así podrás mejorar tu nivel de inglés. Total, que le dije que sí, porque en principio no tenía otra cosa  y bueno dije si luego me ponen de camarera, perfecto, ahí empezaré a mejorar.

Total el día que voy a trabajar me veo en el calendario solo 3 días, cada día 4 horas y contando que me desplazaba con mi coche de gasolina hasta llegar allí. Pasan los días y no le comento nada, porque se iba una chica, y asocié que estaría de training y una vez esta chica se hubiese ido, ya ahí me daban las 24 horas. Pasaron los días, no me dieron ni un día para trabajar de camarera y yo viviendo con 100 euros a la semana, pagando alojamiento…

Total que a la semana ya le digo a la chica, -Puedo hablar contigo por favor?- Le pregunto sobre las horas que lo acordado eran 24 por semana no 12 y que qué pasaba con trabajar de camarera los Domingos. Total que se empieza a enrollar, meterme un rollo que paqué   y le dije, -Ok, entonces puedo buscarme otro trabajo,- y ella me dijo- Si, si, sin problema.

Seguí trabajando ahí, pese al disgusto y mala leche que hice.

Un señor muy majo que venía de vez en cuando a tomar un café al “meeting place” donde vivo me dijo

– Ve y deja un curriculum en el restaurante de enfrente de donde estas y pregunta por el propietario (dio los datos del mismo) y me dijo es mi sobrino, dile que vas de mi parte.

Y así fue, dicho y hecho, me llamo al día siguiente y empecé a trabajar de camarera.

Mi primer trabajo de verdad en Irlanda, con alta en la seguridad social, no me lo podía creer, y encima todos absolutamente todos me trataban como un ser humano, no como una ciudadana de 2ª clase, (que así es como me sentí  los primeros meses)

Los primeros días no se me quitaba los sonrisa de la cara, me sentía tan feliz, tan completa, con tanta ilusión, me di cuenta, que empezaba a tener el chip en inglés, lo que antes no me había sucedido